image description

España se va “Al garete”

España es una gran nación, siempre lo ha sido y será. España es la nación más antigua de Europa. La fe cristiana y la tradición católica siempre han sido símbolos de la nación española. Detrás de una gran nación, hay grandes patriotas.

El patriota es aquella persona, que ama su pueblo y su Patria, por encima de sí mismo. El amor a la Patria incluye obviamente respetar y defender la constitución, las creencias, la cultura, la tradición, la historia, las instituciones, etc. de su Patria. El patriota desarrolla su trabajo, su actividad y su medio de vida, con responsabilidad, sin egoísmos, con solidaridad, por encima de cualquier otro signo, partido político, secta, o fines particulares. El patriota vive, trabaja, y  lucha por su pueblo y por su patria y en situaciones extremas hasta muere por ella. El patriota jamás se une a otro Estado para humillar a su propia patria, ni apoya los intereses de terceros, contra los intereses de su propio pueblo, ni abraza ideas que no respeten la doctrina de su propia patria. El patriota defiende la libertad de su pueblo y la justicia social, porque la patria es de todos y para todos. El independentismo desafía la unidad de España y el enfrentamiento al separatismo se perfila como el de un patriotismo contra otro. Los líderes políticos se autoproclaman patriotas torpemente, cada uno a su manera. No creo que tengamos que pasar por momentos tan difíciles, como la pandemia del coronavirus para mostrar nuestro amor y apego a nuestra patria.

Digo eso, porque estoy indignado y no creo que sea el único, por la clase política que tenemos en España. Actualmente ¡No veo patriotas en el espacio político, menos aún, en el gobierno social-marxista!

Por motivo puramente patriótico, formé parte de la política de Vox y me incorporé a su lista al Congreso por Madrid, como número cinco del partido para las elecciones de diciembre 2015. Por la misma razón que entré, salí de Vox, después de las elecciones 2015. En dichas elecciones la formación política Podemos liderada por Pablo Iglesias, se convirtió en la tercera fuerza política más votada en España, con un 20,66% de los votos y 69 escaños en el Congreso de los Diputados, por detrás de PP y PSOE. En aquel tiempo, me hicieron una entrevista en TV. para dar mi opinión sobre el resultado de las elecciones, dije una expresión española muy común “España se va al garete”, porque, la extrema izquierda marxista “podemitas”, ha logrado entrar a fondo en la política española. Los podemitas han venido para quedarse como una plaga, arrastrándose, intentando cambiar el sistema político del país, a un sistema marxista bolivariano. Eso lo que estamos viviendo en la actualidad.

Después de las elecciones de Noviembre 2019, se proclamó Pedro Sánchez como presidente y Pablo iglesias vicepresidente del país, gracias a la alianza social-comunista y con el apoyo de los partidos separatistas y etarras. Más tarde, en otra entrevista en TV. repetí la misma expresión: “España se va al garete, más rápido de lo que pensaba”. Algunos amigos, comentaristas y periodistas, molestos, me rebatieron: “España es una gran nación, ha pasado por muchos baches y supo salir”. Mi respuesta fue clara y directa: es verdad que España es una gran nación, estoy muy orgulloso de ser español, y es cierto que España ha pasado por muchas dificultades, pero no menos cierto que pudo atravesarlas, gracias a los grandes patriotas y un verdadero esfuerzo político. Actualmente, con la pandemia del coronavirus, el país está en un bache muy hondo, las pérdidas humanas y el derrumbe económico son irrecuperables. Con este gobierno social-marxista apoyado por partidos anti patria, además, con la mediocridad de políticos que tenemos hoy día, en el cuadro político nacional, es muy difícil ser optimista y tener esperanza de recuperación.

Es lógico, que en cualquier estado democrático, si el gobierno es malo y la oposición es igual de torpe, el estado se hunde o “se va al garete”. Con todo el dolor de mi corazón, España está viviendo este drama con un gobierno inútil, no sabe cómo sacar el país adelante, de este grave problema y una aposición floja no sabe afrentar este gobierno.

Desde la llegada al poder, el gobierno social-marxista, empezó el despilfarro del dinero público, creando ministerios nuevos para los amiguitos y nombrando altos cargos a dedo, sin oficio ni beneficio. Además, la decisión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias de seguir solicitando al Congreso sucesivas prórrogas del estado de alarma en un lenguaje bélico, con la excusa de referirse a la lucha contra el coronavirus, suscita grandes dudas jurídicas. Aunque, hoy día todo el mundo opina y sabe de todo, yo no soy jurista ni especialista en Derecho Constitucional ni mucho menos, pero he vivido en un estado de guerra y tiránico. En mi opinión la realidad es otra, prolongando unos meses más el estado de alarma en España, significa que el Ejecutivo de Pedro y Pablo, sigue manteniendo el poder único, limitando derechos fundamentales y libertades ciudadanas, controlando la vida, especialmente de los que no compartimos sus ideas. Este es el objetivo principal de Pablo Iglesias “director del CNI” y su partido.

A pesar de su pésima gestión de la pandemia del coronavirus, el gobierno gastó centenares de millones de euros, fondos públicos, en contratos de compra de materiales sanitarios en mal estado, tests defectuosos, mascarillas o buzos de protección personal que no cumplían su función, por medio de una empresa fantasma, causando hasta ahora casi 30.000 mártires. La unión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, está arruinando el país. No obstante, los dos y sin vergüenza, siguen atacando, insultando a la oposición, hablado todavía de “Gurtel” y los recortes en sanidad de Mariano Rajoy y Esperanza Aguerre. Pablo Iglesias se atreve calificar a los diputados de Vox de “parásitos” por recordar al gobierno los miles de fallecidos en la pandemia, culpándoles de politizar los muertos. Este miserable, Pablo Iglesias, se olvidó de cómo politizó un sólo contagio que hubo en España por el virus de la ébola, en el año 2014, protestando y culpando Mariano Rajoy, pidiendo la dimisión del gobierno, junto con su banda del partido. Desde sus comienzos, tanto Pablo Iglesias como su socio Alberto Garzón, en los mítines y discursos animaban a sus seguidores a utilizar tanto muertos como vivos para cambiar el sistema. Asimismo, ¡Que recuerde el ignorante, Pedro Sánchez, como su partido, PSOE, politizó las víctimas, 192 mártires, del atentado terrorista más cruel de la historia de España 11 M, para ganar las elecciones del 2004!

En España, estamos viviendo una dictadura social-comunista y la oposición (PP, Vox y C’s) está tocando el violón. Pensándolo bien, me alegro mucho de que el social comunismo esté gobernando España, en estos momentos, porque si estuviera el PP en el poder, viviendo el mismo desastre, miles de descerebrados podemitas, estarían en la calle saqueando los grandes almacenes, supermercados, ocupando nuestras casas, destruyendo iglesias y símbolos cristianos.

España se va al garete, la única solución para salir de este hondo bache, es la unión de todas las fuerzas o los partidos liberales de la oposición, es decir, PP, Vox y C’s, porque la unión hace la fuerza.

Raad Salam Naaman

PATRIOTA

Leave Comment