image description

Bendito sea el hombre que reconoce sus límites

Bendito sea el Papa Benedicto XVI. La verdad llevo un tiempo investigando, leído varios libros sobre la biografía y el pensamiento del Papa Benedicto XVI. Algunos biógrafos del Papa Benedicto XVI le describen como el Papa de la razón, sencillo, humilde, sabio y paciente otros dicen además de eso, un gran teólogo, legislador, hombre de Fe y de la decisión. Con todo eso a mí la verdad no me sorprende para nada su decisión de renunciar su cargo de Pontifex Maximus de la iglesia católica. En realidad me preocupan más los críticos y los opositores a la Fe cristiana y la iglesia, son los mismos quienes han criticado el anterior Papa Juan Pablo II, en sus últimos años de su vida, cuando en sus apariciones tanto en el Vaticano como en los medios de comunicaciones mostraba muchos dificultades de mover, sus salivas (baba) caían de su boca, cuando hablaba. Decían; acusando la Iglesia y los fieles de la Iglesia de malos tratos a un anciano que ya no puede más con su cuerpo, esta mal, esta enfermo y cansado debe de jubilarse y renunciar su cargo. De lo mismo, con las mismas críticas con este magnifico Papa, Benedicto XVI, que tomó su decisión de renunciar su cargo a la edad de casi 86 años, porque esta enfermo, cansado, se ve incapaz de llevar a cabo sus obligaciones y no quiere terminar como su precedente. Dicen que el Papa debe de permanecer y aguantar en su cargo hasta la muerte…en que quedamos señores…
El Papa Benedicto XVI, merece todo el respeto,  ha mostrado en su decisión un gran valor, humildad, un gran Fe y respeto a los fieles cristianos, por lo menos eso lo que siento yo como fiel cristiano católico practicante.
Otros críticos dicen que el Papa Benedicto XVI ha sido forzado por algunos obispos y responsables del Vaticano. Conociendo bien la biografía del Papa Benedicto XVI, su personalidad, su pensamiento, su fuerza y su valor, no creo que haya sido forzado por ningún ser humano de renunciar su cargo.
Algunos teólogos, estudiosos y creyentes, caen en las trampas de los laicos, progresistas y los opuestos a la Iglesia y la Fe cristiana; relacionan la renuncia del Papa con las Profecías de Nostradamus (15031566); el Papa negro. Miguel de Nostradamus fue un médico y astrólogo que dejó una serie de cuartetas escritas en francés antiguo en lenguaje profético. El es quien habla de un Papa negro de mucho poder antes del Apocalipsis. ¿Qué quiso decir con Papa Negro? En su tiempo era poco probable que quisiera referirse a un Pontífice de raza negra. Estaba en una época de mucho oscurantismo y racismo. Los africanos eran esclavizados y se consideraba que no tenían alma. Hoy en día hay Cardenales de esa raza y dos de ellos son posibles candidatos. Las profecías de Nostradamus se desacreditaron y quedaron en el olvido. Ahora vuelven a aparecer. Pero sabemos que las palabras, escritas o dichas tienen poder de realización. Decir mal y decir bien son efectivos e importantes. Con el tema de las Profecías hay una diferencia. Se las conoce tanto, se habla de ellas, se las teme o se las niega, que tanto juego energético termina por agotar el poder de concreción y todo queda en la nada. Yo me quedo con las palabras del Señor en (Mateo 24:36) “Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre”.
Estoy seguro y confirmo de lo que dijo el Papa Benedicto XVI, su decisión fue tomado orando, consultando su padre celestial (Dios), pidiendo ayuda y el apoyo del Espíritu Santo para el bien de la iglesia y a los fieles cristianos.
El viernes día 01 de febrero 2013, en un sínodo en Roma en el que han participado una quincena de obispos católicos caldeos desde el 28 de enero, ha sido elegido el arzobispo caldeo de Kirkuk (Irak), Luis Rafael Sako, como nuevo Patriarca de la Iglesia Católica Caldea, en plena comunión con Roma, con el título de Patriarca de Babilonia, después de que en diciembre 2012, el anterior cardenal caldeo, Emmanuel III Daly renuncia su cargo por enfermedad y su avanzada edad 86 años.
Creyendo en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, pregunto ¿No puede ser que, la renuncia del anterior Patriarca de Babilonia Emmanuel III Daly, una señal de nuestro Señor el Padre celestial y el Espíritu Santo, al Papa Benedicto XVI para pensar, reflexionar, y tomar su decisión?
Aproximadamente la mitad de los cardenales que pueden votar son de Europa, a pesar de que sólo una cuarta parte de 1,2 millones de católicos del mundo viven allí. Después de las elecciones de Juan Pablo II (polaco) y Benedicto XVI (alemán), el puesto de Papa, otrora reservado casi exclusivamente a italianos, parece abierto a otras nacionalidades. Sé que hay muchos obispos y cardenales de América Latina, norteamericanos, Africanos, Orientales, que pueden asumir la responsabilidad de llevar a toda la Iglesia quien está a cargo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el puesto que antiguamente ocupaba Joseph Ratzinger. Esto no me preocupa.
Lo que realmente me preocupa, es lo que he leído en el libro del terrorista turco Ali Agca, que disparó en 1981 contra Juan Pablo II “Me prometieron el paraíso. Mi vida y la verdad sobre el atentado al Papa”, que acaba de salir en las librerías italianas. About half the cardinals who can vote are from Europe, even though only a quarter of the world´s 1.2 billion Catholics live there.En el libro, el exmiembro del grupo terrorista turco de extrema derecha “Lobos grises” cuenta que durante la visita que le hizo Juan Pablo II, tras recuperarse del atentado, en la cárcel romana de Rebbibia el 27 de diciembre de 1983, le confesó que el inductor del atentado había sido el ayatolá Jomeini y que le pidió al Pontífice que guardase el secreto. Juan Pablo II, según Agca, le preguntó quién le había mandado que le matara y que ante el recelo que él mostró le dijo: “te doy mi palabra de honor de que lo que me digas quedará entre nosotros”. Agca, según cuenta, le respondió: “Ha sido el Jomeini que me permitió el paraíso y el gobierno iraní los que me han ordenado que te mate”. Señores; así son los líderes religiosos musulmanes, este es realmente el gran peligro para nuestra Iglesia; los líderes musulmanes y el terrorismo islámico.
Juan Pablo II “guardó el secreto” y él (escribe en el libro) considera que pasados ya 32 años, una vez que ha recobrado definitivamente la libertad y rechaza el “nazi fascismo islámico” puede desvelar ese “gran secreto”. En otra parte del libro, Agca asegura que Juan Pablo II le animó a convertirse al cristianismo y que el “actual Pontífice”, el por entonces cardenal Joseph Ratzinger, le escribió varias cartas en las que le decía que rezaba por su conversión. Añade Agca en su libro: “nunca me he reprochado haber fracasado en mi plan de asesinar al Papa. Hay algo inexplicable en todo esto. Es un proyecto de la Providencia. Jamás se encontrará una explicación humana a este hecho. Sinceramente, me alegro mucho de que el Papa haya sobrevivido. Cuando vino a visitarme a la cárcel fue como un sueño, algo increíble. Fue un gran gesto y un hecho extraordinario estar con él después de todo lo que pasó. Pero para mí lo más importante fue el abrazo que el Papa dio a mi madre en una de las tres audiencias que tuvo con ella en el Vaticano”. Que grande era nuestra Papa Juan Pablo II, guarda grandes confesiones, perdona hasta su “asesino”, reza por el, abraza su madre que le parió y le invita a conocer la verdad. Que gran diferencia entre unos y otros, unos (los líderes religiosos musulmanes) mandan a matar, generar el oído y la discordia aplicando lo que dice el Corán en (Suara 5:51) “¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío”.
Los otros (nuestros líderes religiosos cristianos) mantienen la paz, la misericordia el perdón y el amor de Dios, aplicando el consejo de Nuestro Señor Jesucristo en el sermón del monte, Jesús dijo en (Mateo 5:43-48) “Se dijo: Tenéis que amar a vuestro prójimo y odiar el enemigo. Sin embargo, yo os digo: Continúen amando a sus enemigos y orando por los quien persiguen”. Juan Pablo II y Benedicto XVI, son un punto de referencia para todos nosotros y los demás, para los musulmanes también.

Con este me quedo.

Leave Comment