image description

https://www.boe.es/boe/dias/2014/12/11/pdfs/BOE-A-201412886.pdf

El ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno español y la Comisión Islámica de España han acordado, según consta en el BOE del 11 de diciembre, los contenidos de la Enseñanza Religiosa Islámica que se enseñarán en las escuelas públicas españolas en Primaria a aquellos alumnos que lo soliciten.

Los objetivos de la asignatura son:

Dar a conocer el Islam y sus valores como religión divina y ponerlos como guía para las distintas culturas, religiones y sociedades.

En muchas ocasiones, amigos, profesores, alumnos, interesados y periodistas, me preguntan: si creo en el Islam como una religión divina. Mi respuesta siempre es clara y tajante; No, para mí el Islam es una copia mala del judaísmo y el cristianismo, el 2/3 del Corán son historias bíblicas mal contadas y 1/3 del Corán son leyes o mandamientos violentos animan o ordenan a los musulmanes a lucha y matar a los infieles entre ellos los judíos y cristianos. En mi opinión, el Islam es un movimiento social político, vale solamente para la época y en el lugar donde nació, en el siglo VII y en la península arábiga. Ahora bien, como investigador, debo de mostrar el ¿Por qué? Para creer en una organización, en una fundación, un partido político o en una religión, hay que investigar sus origines, sus constituciones o sus leyes, su fundador o su patrón y finalmente sus objetivos principales.

Los apologistas del Islam argumentan que el Corán está tergiversado y malinterpretado por los islamistas. Pero lo que no explican estos apologistas es que todos los jeques, ulemas, cadis, ayatolás, y líderes religiosos del Islam justifican Al Yihad.
Otros apologistas del Islam refieren que los textos violentos del Corán son historia y no imperativo, siendo los textos coránicos que enaltecen la violencia y exaltan el odio contra los infieles los que más abundan, ya que más de dos terceras partes del Corán son elogio del Yihad, de la guerra contra el infiel. Hay otros apologistas del Islam que afirman que el Islam es una religión de paz, y reprochan de islamofobia a los que vinculamos el Islam con la violencia, cuando ellos mismos son incapaces de explicar cómo esta “pacífica religión” sigue siendo tan abiertamente defensor de los yihadistas, de los matrimonios forzosos, la mutilación genital femenina, la ejecución de los homosexuales y la subordinación sistemática de la mujer…etc.

En los artículos anteriores hemos visto, como que Allah no es el mismo Dios de la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento), el Corán el libro sagrado del Islam es un libro violento y no es un libro inspirado por el verdadero Dios, además Muhammad el fundador o el patrón del Islam y los musulmanes no es un ejemplo de seguir. Ahora bien, vamos a veraguar, si realmente el Islam es una religión divina y de paz como predican los musulmanes, entre ellos la comisión islámica en España.

Empecemos con la palabra “Islam”. Si preguntas a cualquier musulmán, practicante o no practicante, chií o sunní, de Arabia Saudita, marroquí o iraní, donde sea, tanto imames como el resto de los musulmanes, por el significado de la palabra Islam, todos nos dicen que significa, paz سلام. Uno de los argumentos que los defensores del Islam usan para convencernos de que el Islam es una religión de paz, es que la palabra Islam deriva de la palabra “Salamسلام ” que significa (paz). Es cierto que las dos palabras (Islam اسلامy salam سلام) tienen la misma raíz gramatical, (salm سلم). Pero, en realidad, muchas palabras pueden derivar de la misma raíz, pero eso no quiere decir que el significado es lo mismo. Por ejemplo: en español las dos palabras, misericordia y miserable, tienen la misma raíz: “misere” (del latín). Sin embargo tienen un significado totalmente diferente.

Volviendo al comienzo de las predicaciones de Muhammad en la Meca, en el año 610, Muhammad tenía pocos seguidores y era muy débil. Los pocos que creían en él y en su mensaje, eran llamados “seguidores de Muhammad”, no fueron llamados “musulmanes o Islam”, hasta dos años más tarde de su inmigración de la Meca a Al Medina en el año 622 o la Hégira. Exactamente a partir del año 624, cuando Muhammad se hizo fuerte, jefe, dueño de toda la ciudad de Al Medina, tuvo muchos seguidores y sus seguidores empezaron a conquistar las tribus judías y cristianas de la zona, que no quisieron abrazar sus creencias, la matanza de los hombres y la venta como esclavos de las mujeres y niños. Antes de la conquista, Muhammad enviaba avisos a los jefes de las tribus judías y cristianas cercanas de la zona donde vivía Muhammad en Al Medina, invitándoles a dejar sus creencias, convertir y rendirse a autoridad. Muhammad siempre terminaba sus mensajes o sus avisos con dos palabras derivadas del mismo infinitivo “salm سلم”: “Aslem Taslam; اسلم تسلم” que significan, literalmente: “Ríndanse obtendríais la paz, es decir o os convertís, creyendo en mi religión o muriereis”. Claro había gente por miedo, pues se rendían para salvar su vida, y tener la paz (Islam اسلام salam سلام). De allí viene el origen de la palabra Islam. ¿Dónde está la paz aquí? Más bien es una amenaza a muerte. Es una trampa de aproximaciones de pronunciación y letras, son falsedades fonéticas. Por lo tanto, Islamاسلام y salam سلام tienen la misma raíz “salm سلم”, pero quieren decir cosas totalmente diferentes.

En el mismo año 624-625, Muhammad declaró al Yihad como un pilar importante para los musulmanes. Buscando el significado de la palabra “Yihad جهاد” en diferentes diccionarios “grandes, pequeños” “conocidos, desconocidos” “árabes, españoles o cuál que lengua” la respuesta es siempre la misma, la palabra “Yihad جهاد” figura como “hacer la guerra santa en el Islam, luchar contra, combatir, batallar por…etc.”. Los musulmanes han perseguido incansablemente, matando a los judíos y cristianos como “infieles” en las zonas de mayoría musulmana y hasta hoy día, en el nombre de Allah, practicando “Al Yihad, la guerra santa”. La historia registra la masacre de los judíos en la Península árabe (Al Medina), entre los años 624 y 627. Cuando Muhammad, ordenó y participó en la decapitación de más de 2500 hombres de las tribus judías; Al Aus, Al Jazray, Banu Quraida, Mustaliq y Jaybar, además de las mujeres judías que fueron capturadas como esclavas sexuales.

En la misma raíz del Islam está en la conquista militar, y el fruto que vemos hoy viene de esta raíz. El Islam, desde su mismo principio, fue propagado por “el filo de la espada”. La historia del Islam está repleta de violencia y guerra, desde su nacimiento hasta el día presente. Cuando los musulmanes invadieron España en el año 711, se necesitaron siete siglos para sacarlos, en el 1492. No debemos de olvidar a los Reyes católicos, gracias a la Reina Isabel la Católica, los españoles en general, hoy día no hacen flexiones cinco veces al día y las mujeres van libres sin Burca. Los turcos otomanos masacraron a dos millones de ármenos entre los años 19151916 (un hecho todavía ignorado por el mundo occidental). En el Sudán, más de dos millones de cristianos han sido masacrados y muchos más vendidos como esclavos. En Indonesia, los musulmanes han matado a más de 300.000 católicos desde 1975. El genocidio y la persecución actual de los cristianos en Irak, Siria, Irán, Egipto, Pakistán, Nigeria…en el nombre del Islam y los musulmanes.

No vivimos en un mundo seguro, porque nuestros dirigentes occidentales, hoy día, están ocupados y preocupados por sus intereses personales y de su partido, están ocupados y preocupados por la crisis económica, ignorantes del peligro y las intenciones de la segunda religión más grande del mundo “el Islam”. El Islam y los musulmanes, cuya ambición es la misma que la de los Nazis, gobernar el mundo bajo la ley islámica y formar un estado islámico global bajo la autoridad de un Califa. El Islam es una gran amenaza para nuestra civilización y para el futuro de nuestros derechos humanos. El Islam está creciendo muy rápido; tanto en sus principales lugares de influencia, Asia y África, como en el continente europeo. Mientras la natalidad entre los musulmanes es muchísimo más alta que la media de cualquier país del denominado primer mundo, el Occidente envejece de manera rápida y constante. Sobre todo, seguimos debatiendo sobre el aborto, que es un hecho que podría desestabilizar aún más la balanza de población en el Occidente, entre musulmanes y nativos. ¡Oh Dios! En el futuro próximo, en pocos años, el Islam y los musulmanes no les hacen falta Al Yihad para la conquista al Occidente, porque ya están aquí dentro y la conquista será por el vientre de sus mujeres. En realidad, los musulmanes no vienen para integrarse en la sociedad Occidental; vienen para que la sociedad Occidental se integre al Islam.

El Islam es un movimiento político religioso muy tiránico, dictatorial en sentido único, una prisión en la que es muy fácil ingresar en él, solamente afirmar la declaración de la Fe musulmana “No hay más dioses que Allah y Muhammad su Mensajero” sin embargo, es imposible zafarse de él. Comprobada y estimada la unión inseparable que existe entre la política y la religión, en el Islam, cualquier ataque a la Fe musulmana es considerado siempre como un ataque al estado islámico, y debe ser vengado por los comprometidos musulmanes. No se dejen engañar con eso de que el Islam es una religión, en su esencia el Islamismo es una ideología política. Es un sistema que fija reglas detalladas para la sociedad y la vida de cada individuo. El Islamismo pretende dictar leyes que hacen a todos los aspectos de nuestras vidas. Islamismo significa sumisión total. El Islamismo no es compatible con la libertad y la democracia, porque su meta es solamente la “sharia- ley islámica”. Una Europa Islámica significaría una Europa sin libertad y sin democracia, un territorio desierto económicamente, una pesadilla intelectual. El Islam es un sistema religioso que seguirá produciendo seguidores, quienes fielmente pelean Al Yihad contra los infieles. El Islam y los musulmanes no entrarán en el juego de “no te metas con nosotros y nosotros no nos meteremos contigo”. Va contra su religión.
No dejemos engañar, todos los musulmanes, todos los que creen en el Corán, tienen el mismo pensamiento. No hay dos tipos de musulmanes ni existen musulmanes, ni mucho menos imames moderados. Un musulmán estrictamente simple es un musulmán que sigue la educación y las doctrinas del Corán. No se puede negar que hay musulmanes de buena voluntad, pero a pesar del Islam no gracias al Islam. El Islam es uno de los problemas mayores que tiene el mundo actual, uno de los principales peligros para la paz de nuestra época, especialmente para el Occidente y sobre todo España.

En España, los españoles no creen en que llegue esta amenaza a nuestra tierra, entre otras cosas porque están engañados con la historia de la convivencia con el Islam o la alianza de la civilización. Los españoles no quieren entender que el Islam está en “Al Yihad” contra España desde hace seis siglos. Los árabes nunca olvidarán su expulsión de España en el año 1492, además nunca dejan de pensar en Andalucía que fue en el pasado una de las piezas fundamentales en la historia árabe musulmana y por ello piensan siempre en recuperarla sea como sea, es una espina en el corazón de los musulmanes. El Islam y los musulmanes están conquistando España, Al Andalus árabe perdido y lo consideran suyo, porque según el Islam y los musulmanes, tierra conquistada por el Islam es tierra musulmana para siempre.

No dejemos engañar hay que decir la verdad, hay que llamar las cosas por su nombre la gran amenaza terrorista en todo el mundo no es el “Estado o el nuevo Califato Islámico”, no es Al Qaeda, no es Boco Haram u otros grupos terroristas. Hay que ir a las raíces, el culpable principal de todos crimines, tiene nombre y apellido, es el Islam mismo.

Nuestros dirigentes, por favor, debéis de tomar medidas urgentes, más vale tarde que nunca, recordaos que tarde o temprano, tenéis que rendir cuentas al único Dios verdadero, a vuestros nietos y a la historia. No confiáis en las buenas palabras de los imames y los cabecillas de los musulmanes en nuestro país, que son muy capaces de engañar a cualquiera, más bien, exigirles a condenar la violencia en sus discursos del viernes. Debemos tomar ya mismo las decisiones necesarias para frenar este chantaje Islámico que pretende destruir este mundo libre que tenemos ahora.

Que Dios nos bendiga y nos ayuda sobre todo nuestros dirigentes por el buen camino.

Raad Salam Naaman
Cristiano católico caldeo de origen iraquí

Más información:
Raad Salam Naaman, Profecía y Profetas monoteístas “judaísmo, cristianismo e Islam”, editorial Monte Riego (León) 2014
Raad Salam Naaman, Todo Sobre el Islam, editorial Monte Riego (León) 2013
Raad Salam Naaman, Desvelando el Islam, editorial Monte Riego (León) 2012

Leave Comment