image description

¿Hay cristianos entre los refugiados en Lesbos?

La historia está llena de relatos acerca de hombres que lucharon por el derecho a la libertad de expresión y la verdad, lo que en muchos casos, les acarreó persecución violenta o los llevó a la muerte. En Su vida en la Tierra, Jesús se manifestó, amor, bondad, humildad, cercanía…sobre todo valentía. Jesús enfrentó a los líderes religiosos judíos y políticos de Su tiempo, sufrió y dio Su vida defendiendo la verdad con valor. Los caudillos judíos obligaron a Poncio Pilato a condenar a muerte a Jesús por decir la verdad, causa de sus enseñanzas. En el primer siglo, los discípulos de Jesús, hicieron lo mismo, predicaron la verdad y murieron con valor como mártires.
Durante veinte siglos de la historia del cristianismo, millones de fieles cristianos han muerto como mártires, importandoles la verdad. En estas primeras décadas del siglo XXI, centenares de miles de cristianos, nuestros hermanos, en los países de mayoría musulmana, están sufriendo la persecución y el genocidio, amparando su fe y la verdad cristiana con valor.

A contrario del comienzo del Islam, muchas personas se convirtieron en musulmanes por miedo a Muhammad y sus seguidores, no por Fe. Después de la muerte de Muhammad en el año 632, desapareció este recelo en muchas personas y dejaron de formar parte del Islam. Con la llegada del primer Califa ortodoxo Abu Bakr, éste se preocupó y se ocupó durante todo su mandato que duró dos años en perseguir a todos aquellos que abandonaron el Islam, matando a la gran mayoría de ellos, hasta que uno de ellos consiguió matarle en el año 634. Estas guerras fueron conocidas o llamadas en el Islam hasta hoy día como “Horub Al-Rada” las guerras contra los apostatas. Claro, Abu Bakr, aplicaba las palabras de su profeta Muhammad en la Sunna, Sahih Al-Bujari dicho N. 6922, en la que leemos: “Muhammad dijo: Al que cambie su religión islámica, mátalo”. ‘Abdullah bin Abbas, primo y amigo de Muhammad, confirma lo que dijo su Profeta, en Sahih Al-Bujari dicho N. 52260: “El enviado de Allah dijo: Si alguien abandona su religión (el Islam), matadlo”.

El Islam y los musulmanes desde su nacimiento han perseguido y están persiguiendo incansablemente, matando a judíos y cristianos como “infieles” en las zonas de mayoría musulmana en el nombre de Allah, practicando “Al Yihad, la guerra santa”. En la misma raíz del Islam está la conquista militar, y el fruto que vemos hoy día, viene de esta raíz. El Islam, desde su mismo principio, fue propagado por “el filo de la espada”.

La historia del Islam está repleta de violencia y guerra, desde su nacimiento hasta el presente día. Como ejemplo, el genocidio y la persecución actual de los cristianos en Irak, Siria, Irán, Egipto, Pakistán, Nigeria…en el nombre de Allah. Dios nos ha dado la inteligencia para profundizar en el conocimiento de la verdad. Si estos son los frutos podemos aplicar al árbol que los produce el refrán evangélico: por sus frutos los conoceréis, este árbol es el Islam, el que está dañado y por ello produce frutos dañados.

Mis hermanos cristianos en Irak y Siria, están sufriendo persecución y genocidio a manos de los islamistas tanto suníes como chiíes. Lo primero que hicieron los radicales islámicos, partidarios del Califato Islámico, fue devastar las iglesias, invadir, quemar y destruir las casas y negocios de los cristianos, mandar un ultimátum a todos los cristianos ciudadanos de Irak y Siria para convertirse al Islam o abandonar el país, si no, sus afiladas espadas están legitimadas sobre sus cuellos.
Los musulmanes han matado y están matado a muchísimos cristianos en mi ciudad de nacimiento Mosul, en Irak, y en los pueblos cristianos de alrededor, entre ellos mi pueblo. No quedan muchos cristianos en Irak, los pocos que quedan están pidiendo auxilio porque no saben qué futuro les espera. En Irak, en 2003 había 2.000.000 de cristianos, hoy día no suman más que 100.000. Lo mismo, en Siria, que en el año 2011 tenía casi 2.000.000 cristianos y hoy día no llegan a 200.000. La situación es catastrófica, la violencia y la persecución llevó a cientos de miles de cristianos de Irak y Siria a emigrar a otros países y a la miseria. Yo no aceptó permanecer en silencio frente al crimen en contra de mi gente, mi comunidad, mi familia, los cristianos de Irak y Siria, obligados a decidir entre la conversión al Islam, el pago de la “Yizya” (impuesto islámico para los no musulmanes) o la huida. Los cristianos de Irak y Siria están siendo víctimas de un genocidio religioso. Los ataques a los fieles cristianos se llevan a cabo rutinariamente y de distinta manera en casi todos los estados en los que el Islam es la religión predominante. La cruel y feroz persecución a los cristianos que viven en numerosos países islámicos es desde tiempos inmemoriales y está ampliamente documentada. Los cristianos de Irak y Siria no tenemos milicias, ni armas, somos gente de paz.

En todos los países occidentales, con el amparo de las autoridades y las leyes sobre libertad religiosa, aumentan las mezquitas y hasta las madrasas (escuelas islámicas), sin embargo, en los países Islámicos como Turquía, que aspira entrar en la Unión Europea, tiene barreras casi insalvables para la construcción de templos no musulmanes.
En Arabia Saudí existe la prohibición de culto judío y cristiano, siendo impensable la edificación de una sinagoga o una iglesia incluso la exhibición de símbolos como cruces, estrella de David o la tenencia de biblias o evangelios, estando perseguidas y castigadas las infracciones por la policía religiosa y otras autoridades. La doctrina contra la construcción de iglesias en países musulmanes se remonta al comienzo del Islam, al afirmar que “construir iglesias es peor que construir bares y burdeles, pues las iglesias simbolizan la infidelidad, mientras que los bares y burdeles representan la inmoralidad”, basándose en la idea de que “Es mejor profesar el Islam y pecar, que profesar el cristianismo y no pecar, puesto que el cristianismo niega la veracidad del Islam, y por lo tanto es mucho más abominable”.

Un afamado clérigo Islamista llamado Zakir Naik, al ser preguntado por las razones por las que los musulmanes no permitían la construcción de iglesias en Arabia Saudí y sin embargo ellos si construían mezquitas en Occidente, mencionó “que era debido a que estando seguros de que la suya era la única religión verdadera no podía permitirse que se enseñasen mentiras en su país, por lo cual no iba contra los derechos humanos, pues se preservaba a las personas de las falsas religiones”. Es una falta de respeto a nuestra religión, pero, de nuevo ¡no pasa nada!

Como cristiano fiel, practicante, seguidor a Nuestro Señor Jesucristo y refugiado, sufro mucho cuando veo las imágenes de los emigrantes en general en las fronteras del viejo continente, porque cuenta una historia real. Por otro lado, no disponemos de imágenes semejantes de otras tragedias de nuestro tiempo, como las de los cristianos de Oriente Medio, que están viviendo centenares de miles de personas incluso mujeres violadas y vendidas como cautivas sexuales, hombres decapitados, niños utilizados como esclavos sensuales y laborales, familias que han quedado en la calle sin nada. Todo esto por ser cristianos, defendiendo su fe y viviendo en un país de mayoría musulmana. Me atrevo a decir esto, porque yo lo he vivido muy de cerca y he visto muchos jóvenes familiares y amigos míos, morir en mis brazos. Quiero olvidar todo lo que he visto y vivido, aunque sigo sufriendo cuando pienso en mi país “Irak”, mi familia, mis amigos y mis recuerdos, especialmente estos últimos años en que no pasa ni un día sin que haya víctimas y violencias y no hay ninguna señal de que vaya a finalizar esta agresión, sin embargo nadie habla de ello ni los auxilian.

Los europeos, tradicionalmente cristianos, ayudan, abrazan y abren sus puertas para los desplazados musulmanes sirios, iraquíes y otros, sin embargo, los golfos del Golfo (saudíes, kuwaitíes, qataríes…etc.) podridos de dinero y presumiendo de su Fe islámica, no sólo les rechazan y cierran las puertas en sus caras, sino que matan a sus hombres, compran a sus niños, sus hijas y sus mujeres para el matrimonio de placer, propio de la cultura musulmana. En cierta medida, en Occidente en general, se está protegiendo a los emigrantes musulmanes haciéndoles disfrutar de todos los derechos y ventajas que da la democracia, sin embargo en los países Islámicos no ocurra lo mismo con los cristianos. Por la sencilla razón, de que en el Occidente, tradicionalmente cristiano, se practica la libertad religiosa, no el absolutismo religioso, practicado en los países Islámicos, que no permite o tolera que los judíos y cristianos, practiquen su religión de manera libre y particular, persiguiendo y castigando el proselitismo o las conversiones de sus súbditos que puedan hacerse. La última ola islamista que ha invadido los países árabes, ha traído la inquietud a las minorías cristianas ya preocupadas por su supervivencia que temen por su futuro en sus países de origen.

La visita de nuestro máximo dirigente, Su Santidad el Papa, a la ciudad de Lesbos y atender a tres familias con un total de doce personas musulmanes en la ciudad cristiana Católica del Vaticano, es un ejemplo claro de la caridad cristiana. Seguramente, que el objetivo principal de este hecho, el talente de Su Santidad el Papa, es proveer el ejemplo de un verdadero cristiano, discípulo de nuestro Señor Jesucristo y dar testimonio del Evangelio, amar al enemigo y perdonar a los que persiguen, y mostrar amor, paz, humildad, cercanía, sinceridad…etc. cualidades, que nunca pueden mostrar los musulmanes ni sus líderes religiosos. La verdad la visita de Su Santidad el Papa a Lesbos y su generosidad, tiene muchísimo significado, para todo el mundo con sus discrepancias tanto religiosas como políticas, principalmente para nosotros “los cristianos Orientales” de Irak y Siria.

No es falsa molestia, pero como muestra de amor a mi comunidad cristiana de Irak y Siria, lo que más quiero en este mundo, es costumbre contactar con ellos siempre y donde estén. No hace mucho tiempo, he estado en Lesbos y tuve contacto con familias cristianas de Irak y Sira que han estado y lo están pasando realmente muy mla y pidiendo auxilio. Hablando con familiares, amigos y conocidos tanto de mi país Irak como de Siria, cristianos fieles, la mayoría de ellos están viviendo en campos de refugiados en zonas de Kurdistán en la frontera con Turquía, Turquía, Líbano, Jordania…etc. que han sido y siguen siendo perseguidos, todos coincidimos en el afecto y el apego que sentimos en primer lugar por nuestro Señor Jesucristo y a nuestra iglesia católica, todos acordamos en preguntar a nuestro máximo autoridad Su Santidad el Papa ¿Por qué no se encuentra ninguna familia cristiana junto a las tres familias musulmanas, entre los refugiados en Lesbos, para ampararlos en el Vaticano?

Que el Señor nos bendiga a todos, sobre todo a Su Santidad para el bien de nuestra Iglesia.

Más informaciones:
Raad Salam Naaman, Este es el Islam, Monte Riego (León) 2015

Raad Salam Naaman
Cristiano católico caldeo de origen iraquí

Leave Comment