image description
Las ultimas revueltas y protestas en el mundo árabe, calificadas por distintos medios de comunicaciones y políticos, como las revueltas democráticas árabe o primavera árabe, en mi opinión, no son más que el comienzo de un otoño muy escuro y duro, no trae nada bueno, al contrario, aumenta el fanatismo, el radicalismo islámico y la persecución de los cristianos en el mundo árabe y islámico. Es una aminaza para todo el mundo.Encima, los rebeldes contaron y cuentan con el gran apoyo del Occidente, antes de conocer realmente quien son las cabezas de estas rebeliones o quien mueve todo ello. Fue una gran irresponsabilidad y una gran equivocación.
La mal llamada primavera árabe ofrece todo, menos la democracia y la libertad. Además, los únicos ganadores están siendo, los Salafistas, los Wahabistas y sus brazos políticos y armados, los Hermandad musulmana.
No todas las rebeliones y protestas populares son buenas, al contrario puede ser peor, tenemos el ejemplo de Irak e Irán. Los gobernantes occidentales deben de aprender de todo ello. Para eso, sirve la historia para vivir el presente y plantillar el futuro.

Leave Comment