image description

Por favor, dejemos las fiestas Navideñas y los Reyes Magos en paz

Por todas partes del mundo, la representación del nacimiento de Jesús se incluyen a tres Reyes Magos. La verdad es que tenemos suficiente información sobre los Reyes Magos. Sin embargo, podemos estar seguros de que estaban totalmente a la espera de poder contemplar a un niño que nació como “Rey de los Judíos”. Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Los pueblos de “Oriente” los babilonios tuvieron muchas oportunidades de aprender las Escrituras Hebreas, que contenían muchas profecías sobre la venida del Mesías. Además, decenas de miles de judíos vivían en Babilonia, el actual Irak, durante el tiempo del exilio entre los años (586 y 537 a. C.), y mantuvieron una gran presencia allí durante los siguientes siglos. Se asume que los magos tenían acceso a las Escrituras Hebreas, podrían haber sabido acerca de las promesas de la venida del Mesías. El libro de Números informó a los Reyes Magos sobre el niño que sería precedido por una estrella en (Números 24:17)Lo veo, aunque no para ahora, lo diviso, pero no de cerca: de Jacob avanza una estrella, un cetro surge de Israel. Aplasta las sienes de Moab, el cráneo de todos los hijos de Set”.

La gloria de los Reyes Magos tiene una base bíblica. La palabra mago se justifica, y viene mencionada en la Biblia (Nuevo Testimonio) en (Mateo 2:1-2)Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle”. A su vez, es el cumplimiento de las profecías mostradas y recordadas en el Tanaj (Antiguo Testamento) con lo que dice el (Salmo 72:1011) “los reyes de Tarsis y las islas traerán tributo. Los reyes de Sabá y de Seba pagarán impuestos; todos los reyes se postrarán ante él, le servirán todas las naciones”. Además, el profeta Judío Isaías ocho siglos antes del nacimiento de Jesús, profetizó sobre la visita de los Reyes de otras naciones, a la luz del Niño Jesús recién nacido y Su Madre la Virgen María, de acuerdo con (Isaías 60:1-3) “Levántate, oh mujer, despide luz, porque ha venido tu luz y sobre ti ha brillado la mismísima gloria de Yahveh. Pues ¡mira!, la oscuridad misma cubrirá la tierra, y densas tinieblas a los grupos nacionales; pero sobre ti brillará Yahveh, y sobre ti se verá la propia gloria de él. Y naciones ciertamente irán a tu luz, y reyes al resplandor de tu brillar”.

La palabra plural magos, que viene del persa antiguo “magus” pasó al griego “magói” y de éste al latín “magi” alude más a la sabiduría de estas personas que a su capacidad para realizar prodigios. “Magi” podría traducirse también como “maestros” o “sabios”. Lo que quiere indicar el Evangelio es que se trataba de personas de cierto nivel intelectual, sabias, versadas en las Escrituras antiguas y la astronomía. La nobleza de los Reyes Magos se añadió con el paso de los siglos para remarcar la superioridad del Niño Dios sobre todos los poderes de la Tierra. Ninguna fuente precisa el tiempo exacto que transcurrió desde el nacimiento de Jesús hasta la visita de los Reyes Sabios. La fiesta de los Reyes Magos es una ceremonia religiosa, tradicional y cultural, que se lleva celebrando al menos desde el concilio de Nicea, 325 a. C. y a mediados del siglo IV ya se celebraba el 6 de enero la Festividad del Señor en Egipto y Arabia. Esta fiesta procedía de otra, de carácter pagano, vinculada al solsticio de invierno: “el aumento de la luz”. Los antiguos cristianos de la parte oriental del Imperio Romano conmemoraron entonces el nacimiento del Niño Dios, que presente en el mundo una luz superior a la del mismo Sol: la luz de la Verdad. Cuando esta fiesta llegó a la parte occidental, que ya celebraba la Navidad el 25 de diciembre, recibió un sentido distinto: la revelación de Dios al mundo pagano, en este caso representado por los Magos.

El libro escrito por Benedicto XVI sobre la infancia de Jesús levantó cierta polémica al afirmar que los Magos podían haber venido del sur de España (Tarsis). De cualquier manera, la procedencia se usa para expresar el contenido de la Epifanía, palabra griega que quiere decir “revelación de Dios al mundo”. De modo que el Niño Jesús no sólo es adorado por judíos, sino también por extranjeros. Para divulgar de manera visual que Cristo nació y murió por todos los hombres sin distinción de razas. Los magos fueron ganando en sus representaciones gratas las características faciales de los pobladores de los tres continentes conocidos en aquella época: la piel blanca de Europa, la piel morena del medio oriente asiático y la negra de África.

Algunos evangelios apócrifos, que son relatos muy antiguos sobre la vida de Jesús que la Iglesia no admite como inspirados por Dios o canónicos, ya relatan los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. Tras estos apodos se esconden mensajes profundos, sobre todo si tenemos en cuenta que los nombres de las personas, en la tradición oriental, refieren el sentido o la misión de la vida de cada uno. Melchor, al que se atribuye origen europeo, significa en hebreo “rey de la luz”. Gaspar proviene del persa “kansbar” y significa “administrador del tesoro”. En el caso de Baltasar se distinguen orígenes hebreos, babilónicos o asirios, pero ambos remiten al mismo significado: “protegido por el Señor”. Los tres regalos que presentan a Jesús también encierran un fuerte contenido simbólico: oro (para expresar la realeza del Niño), incienso (material que se usaba en ritos religiosos y que remarca la divinidad de Jesús), y mirra (un ungüento usado para curar heridas, que remite la humanidad y a su futura muerte dolorosa).

Para los cristianos en general, las fiestas; la Navidad y la llegada de los Reyes Magos siempre han sido un período de paz y amor, capaz incluso de detener guerras por unas horas o días. Asimismo para los cristianos católicos practicantes, en particular, estas fiestas, tienen un significado especial de gozo, unión familiar, devoción, apego y alegría porque en Belén ha nacido un Salvador. Dentro de la liturgia de estas fechas, tiene un significado especial la figura de los Reyes Magos, puesto que representan la magia de este tiempo y personifican la ilusión y alegría de los más pequeños de la casa. Esa ilusión y ese momento litúrgico se representan en la Cabalgata de los Reyes Magos, a la cual desde hace unos años diversos ayuntamientos en España, con fines políticos irreligiosos, quieren despojar de un significado religioso que obviamente posee.

No queremos perder el sentido religioso de nuestras fiestas cristianas Navideñas, tampoco la ilusión y la alegría. Me incluyo con los niños a pesar de mis 58 años, porque la verdad aquí en España desfruto muchísimo, celebrando las fiestas Navideñas religiosamente y viendo con los niños la Cabalgata de los Reyes Magos. Asimismo, me recuerda y me retorna a revivir mi niñez, ya que nunca pude celebrar o disfrutar de estas fiestas libremente en mi país natal Irak, gracias al Islam y a los musulmanes.
Los cristianos en general respetamos a toda persona a pesar de su raza, religión, ideología, color y orientación sexual. Del mismo modo, los que no son cristianos deben de respetar nuestras creencias, costumbres, culturas, tradiciones y liturgias cristianas. No creo que sea apropiado que un partido político introduzca una idea que no está admitida por la doctrina cristiana católica, tampoco su presencia en un acontecimiento religioso sea aceptable.

Por todo ello y como cristiano católico caldeo devoto, me dirijo al Señor con esta humilde oración:
Ven…Ven…Ven Señor, no tardes, mis hermanos, mi gente, mi pueblo, Tú rebaño, los cristianos en este mundo, están reclamando al cielo, pidiendo TÚ amparo y TÚ retorno.

El Irreligioso, las drag queen, lesbianas y gays están faltando el respeto al cristiano, participan y profanan nuestro templo y evento religioso Cristiano.

El Mundo está muriendo, está perdiendo el credo verdadero, el culto falso está trepando y El Cristiano ya no es un Hermano.

El Mundo está Escuro, al Mundo le falta Apego, al Mundo le falta Reino. al Mundo le faltas TÚ, un Justo Patrono.

El Mundo bueno vencerá el malo, Señor con TÚ apoyo y sosiego. Damos unidos sin miedo la mano. Con nosotros está el apoyo del Señor Soberano.

Que los Reyes Magos son un deseo, con su retorno los pido como regalo; Paz, Salud, amor, compromiso, afecto Cristiano…para el mundo entero.

AMÉN

Leave Comment