image description
Recientemente en un encuentro con un grupo de amigos cristianos tradicionales muy agradables y muy amables, dando una charla sobre el Islam.

Me llamo la atención de su ignorancia y el desconocimiento total del Islam y el mundo árabe musulmán, a pesar de que la mayoría de ellos son universitarios, preparados y buenos lectores. Entre las preguntas que me plantearon

¿Es Allah otro nombre para el Dios de la Biblia?

O ¿Es Allah el mismo Dios cristiano?

Nuestro Dios. Pensando en la importancia de las preguntas y la desinformación general, decidí compartirlas y contestarlas abiertamente. Primero debemos saber el significado de la palabra Allah. Digo la palabra porque no es un nombre propio, es una palabra árabe compuesta, “al-ilah”, “al” es el artículo, significa “el”, “ilah” (sustantivo), palabra árabe significa “dios”. Si combinamos las dos palabras juntas tenemos la palabra “Allah”, literalmente “el dios”.

¿Debemos los cristianos en los países árabes usar la palabra Allah? Digo de otra forma ¿Porque la Biblia en idioma árabe usa Allah en lugar de Dios o Jehová?

Para evitar el asesinato de los cristianos en los países árabes musulmanes, los misioneros británicos, predicaron que Allah era la palabra genérica para Dios. En realidad no hicieron ningún favor a los convertidos, hasta el día de hoy.

Los cristianos en los países árabes usamos el nombre de Allah, equivocadamente, en las oraciones; incluso cuando queremos decir “Jesús es Dios”, decimos “Jesús es Allah”. En realidad, la Biblia fue traducida por primera vez al árabe, en el siglo XIX, exactamente en el año 1853. Allí pusieron Allah en todos los lugares donde debió decir Dios, Señor o Al Rab en árabe.

En la época de Muhammad, en el siglo VII, ningún cristiano o judío conocía a Dios con el nombre de Allah. Para ellos usar el nombre Allah como sustituto del nombre de Dios era como sustituir el nombre de Dios con un nombre de un dios pagano.
¿Por qué? Porque sabían muy bien de donde venía Allah, del panteón de dioses paganos. Para ellos era como si en el día de hoy nosotros dijéramos, bendito sea Zeus, o Júpiter, o Krishna.

El hecho de que Muhammad nunca tuvo que explicar en el Corán quien es Allah, demuestra claramente que los oyentes o los seguidores de Muhammad ya conocían Allah mucho tiempo antes de que Muhammad hubiera nacido.

El nombre Allah no fue inventado o revelado por Muhammad en el Corán por primera vez en la historia. En la península arábica, en la época pre-islámica o Arabia antes del nacimiento del Islam la gente profesaba un tipo de religión politeísta supersticiosa, poco evolucionado. Adoraban las imágenes; se decía que tenían 360 imágenes para todo un año, un imagen al día. Como ejemplo, Al Manat diosa de la felicidad, Al `Uzza estrella, el sol, los astros, el destino, espíritus, ángeles, entidades relacionadas con la muerte, etc.

Por encima de todos ellas estaba Al- lat el dios de la Luna y del cielo o Allah. Todas estas imágenes las tenían guardadas en el templo de la Meca (Ka`aba), un edificio rectangular de piedra, diez por doce y por quince metros de altura. En este templo pagano se guardaban todos lo ídolos de las diferentes familias o tribus. Según la tradición musulmana, el primer hombre Adán, construyo el Ka´aba, Ibrahim y su hijo Ismael le reconstruirán. Muhammad cuando conquistó la Meca en el año 630, encontró en la Ka´aba 360 ídolos. Además, la gente de aquel tiempo, creía en “genios” (jinns), en embrujamientos, en maldiciones y en piedras mágicas. Muhammad se crío, creció y integró en este ambiente.

El Animismo es la creencia en la existencia de espíritus que viven dentro de las rocas, árboles, ríos, cuevas y otras cosas, era prevalente en esa época. Como demostración de ello lo podemos encontrar en el Corán (Sura 55:1-7) “El Compasivo ha enseñado el Corán. Ha creado al hombre, le ha enseñado a explicar. El sol y la luna, para cómputo. Las hierbas y los árboles se prosternan. Ha elevado el cielo. Ha establecido la balanza”. (Sura 72:1-5) “Di: Se me ha revelado que un grupo de genios estaba escuchando y decía: Hemos oído una Recitación maravillosa, que conduce a la vía recta. Hemos creído en ella y no asociaremos nadie a nuestro Señor. Y: Nuestro Señor -¡exaltada sea Su grandeza!- no ha tomado compañera ni hijo. Y: Nuestro loco decía contra Alá una solemne mentira. Y: Nosotros creíamos que ni los humanos ni los genios iban a proferir mentira contra Alá”. (Sura 113:1-5) “Di: Me refugio en el Señor del alba del mal que hacen sus criaturas, del mal de la oscuridad cuando se extiende, del mal de las que soplan en los nudos, del mal envidioso cuando envidia”. Y (Sura 114:1-6) “Di: Me refugio en el Señor de los hombres, el Rey de los hombres, el Dios de los hombres, del mal de la insinuación, del que se escabulle, que insinúa en el ánimo de los hombres, sea genio, sea hombre”. Algunas de estas rocas o piedras eran veneradas y eran usadas como centro de adoración de diferentes dioses para diferentes tribus. Quraysh es la tribu de la familia de Muhammad tenía su propia piedra “la piedra negra que estaba guardada en al Ka´aba”.

Allí, la tribu de Muhammad adoraba alrededor del Ka´aba la piedra negra, al dios de la luna, cuyo nombre era Allah. Los ritos paganos de postrarse en dirección a la Meca, el peregrinaje anual hacia la Ka´aba, correr siete veces alrededor del templo, besar las paredes y la piedra negra, y luego correr hacia el río cercano para arrojarle piedras al diablo, son cosas que ya se practicaban y que gracias a Muhammad fueron incorporadas en el Islam hasta el día de hoy.

Del dios de la luna los musulmanes heredaron el calendario lunar. Sus ritos religiosos eran organizados en torno a este calendario. Uno de estos ritos era el de ayunar de luna llena a luna llena, lo que se conoce como Ramadán, esto fue adoptado por Muhammad.

Comparando esas creencias paganas con los rituales del Islam hoy día, notemos que no hay ninguna diferencia, mejor dicho sólo hay una diferencia, que Muhammad declaró que el dios pagano de la luna, de nombre Allah, era el único y el verdadero Dios. Muhammad decretó que solo había un dios, Allah, y prohibió la adoración de todos los demás ídolos de la Meca. El Islam, en realidad, es una forma de paganismo monoteísta.

Lo que Muhammad hizo fue tomar al ídolo principal de la Ka´aba, el dios principal del templo de los dioses de Arabia, y lo convirtió en el único dios, pero conservó al mismo tiempo las prácticas paganas de aquella época. Concebimos ahora el

¿Por qué Muhammad nunca tuvo que explicar quién es Allah en el Corán?
O ¿Por qué Muhammad nunca tuvo que explicar el significado de los ritos asociados con su nueva Fe?

Investigando bien la época de Muhammad, la respuesta es sencilla: los contemporáneos de Muhammad ya conocían todas estas cosas. El nombre de la deidad pagana “Allah” ya era conocido antes del Islam. De hecho, el nombre del padre de Muhammad era “Abd-Allah” (siervo de Allah). Era un nombre muy común en aquel tiempo, además muestra la devoción que tenía la familia pagana de Muhammad con el dios de la luna. Era la costumbre nombrar a los hijos con nombre sujetando el nombre de Allah y hasta hoy día en los países árabes islámicos. Ese es el origen del nombre y la persona de Allah, una deidad pagana.

Claro, decir que hoy en día los musulmanes adoran al dios de la luna no sería decente, ya que Allah fue retocado en el Corán.

Pero la pregunta es ¿Allah es el mismo Dios de los cristianos? No, Allah no es el mismo Dios de los cristianos. Yo sé que esto puede ser una sorpresa para muchos cristianos que pensaban erróneamente que Allah era simplemente otro nombre para el Dios de la Biblia. Esto se debe a que Muhammad, inteligentemente, dijo que Allah era el Dios de los judíos y de los cristianos.

Claro que como las creencias de Muhammad contradecían con la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento), tuvo que decir que los judíos y los cristianos falsearon las Escrituras, y por lo tanto Allah los rechazó y los maldijo, y envió a Muhammad para sustituir la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) con el Corán y el judaísmo y el cristianismo con el Islam. Los cristianos cuando mencionamos el nombre de Dios o la persona de Dios, siempre lo hacemos junto con el Padre, porque nadie rechaza la idea de que Dios es un Padre.

Veamos lo que dicen los musulmanes o el Corán (Sura 5:17) “No creen, en realidad, quienes dicen: Alá es el Ungido, hijo de María. Di: ¿Quién podría impedir a Alá que, si Él quisiera, hiciera morir al Ungido, hijo de María, a su madre y a todos los de la tierra? De Alá es el dominio de los cielos, de la tierra y de lo que entre ellos está. Crea lo que Él quiere. Alá es omnipotente”.

(Sura 4:171)
“¡Gente de la Escritura! ¡No exageréis en vuestra religión! ¡No digáis de Alá sino la verdad: que el Ungido, Jesús, hijo de María, es solamente el enviado de Alá y Su Palabra, que Él ha comunicado a María, y un espíritu que procede de Él! ¡Creed, pues, en Alá y en Sus enviados! ¡No digáis ´Tres´! ¡Basta ya, será mejor para vosotros! Alá es sólo un Dios Uno. ¡Gloria a Él! Tener un hijo… Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra… ¡Alá basta como protector!”. (Sura 17:111) “di: ¡Alabado sea Alá, Que no ha adoptado un hijo, ni tiene asociado en el dominio, ni amigo frente a la humillación! ¡Y ensalza Su grandeza!”

El apóstol Juan explicó bien claro que es imposible adorar al Padre y negar al Hijo al mismo tiempo. (1 Juan 2:23) “Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre”. De acuerdo con el apóstol Juan, el Dios adorado por los musulmanes NO es el Padre. Muhammad tenía la idea equivocada que los cristianos adoramos tres dioses (Sura 5:73) “No creen, en realidad, quienes dicen: Alá es el tercero de tres. No hay ningún otro dios que Dios Uno y, si no paran de decir eso, un castigo doloroso alcanzará a quienes de ellos no crean”, creía que se trataba del Padre, la Madre, y el Hijo.

Muhammad pensaba que cuando los cristianos llamamos a Dios con el nombre de Padre, nos estamos refiriendo a una deidad masculina exaltada que tiene una esposa divina (Miriam o María). Los dos tuvieron relaciones sexuales y concibieron un hijo llamado Jesús.

El error de Muhammad puede trazarse a su extracción pagana, Allah, el dios de la Meca en los tiempos pre-islámicos tenía su hembra, la diosa de la luna Manat. Las relaciones sexuales de estos dos produjeron las estrellas, las hijas de Allah `Uzza. Cuando Muhammad escuchó a los cristianos hablar del Hijo de Dios, automáticamente hizo el paralelismo. Un diálogo entre Jesús y Dios – Subtítulo dentro de la (Sura 5:116) “Y cuando dijo Alá: ¡Jesús, hijo de María! ¿Eres tú quien ha dicho a los hombres: ¡Tomadnos a mí y a mi madre como a dioses, además de tomar a Alá!?. Dijo: ¡Gloria a Ti! ¿Cómo voy a decir algo que no tengo por verdad? Si lo hubiera dicho, Tú lo habrías sabido. Tú sabes lo que hay en mí, pero yo no sé lo que hay en Ti. Tú eres Quien conoce a fondo las cosas ocultas”.

El Islam niega que Jesús es el Hijo de Dios y que Dios es un Padre, por lo tanto niega al “Padre y al Hijo”. De modo que el Islam es una religión anti-Cristo. No puede ser una religión bíblica y una religión anti-Cristo al mismo tiempo. Los atributos de Allah son radicalmente diferentes del Dios de la Biblia. Por ejemplo: Allah No se encarnó, no tomó un cuerpo de carne y hueso para lograr la salvación del hombre. Solo porque alguien crea en un solo dios, eso no implica que cree en el verdadero Dios. Muhammad proclamó que Allah es el verdadero Dios. El hecho evidente que los musulmanes han perseguido incansablemente a los cristianos como “infieles”.

Los musulmanes en realidad saben que Allah NO es el mismo Dios que los cristianos adoramos. De lo contrario nunca nos mirarían como infieles. Los musulmanes saben esto y por eso nos persiguen. Algunos musulmanes dicen, que Allah es el mismo Dios de los cristianos, y lo hacen de una forma evangélica engañosa para convencer y convertir el cristiano ignorante o simplemente a la persona que no conoce el Islam. Y esto lo hacen sabiendo que están engañando. Porque su dios o Allah permite el engaño o la mentira. ¿Qué dios es este Allah que permite el engaño, la mentira? El Corán lo describe como el dios de la intriga, le llama el mejor de los intrigares. (Sura 8:30) “Y cuando los infieles intrigaban contra ti para capturarte, matarte o expulsarte. Intrigaban ellos e intrigaba Alá, pero Alá es el Mejor de los que intrigan”. (Sura 1342) “Sus antecesores intrigaron, pero el éxito de toda intriga depende de Alá. Sabe lo que cada uno merece y los infieles verán para quién es la Morada Postrera”.

En Malasia, recientemente, los clérigos musulmanes, prohibieron a los cristianos usar el nombre de Allah: los clérigos dicen que Allah es el nombre del Dios del Islam, no el de la Biblia.

Allah no es un nombre genérico para Dios.

De esta forma podemos descartar la idea de que los musulmanes adoran el mismo Dios Padre de la Biblia o del Evangelio de los cristianos.

Raad Salam Naaman Cristiano católico caldeo de origen iraquí.

Más información:
Raad Salam Naaman, Desvelando el Islam, Monte Riego (León) 2012

Leave Comment