image description

Entrevistando Raad Salam Naaman: Mi vocación religiosa y política

Muchos amigos, compañeros, periodistas, conocidos me preguntan por mis vocaciones pollitas, sobre todo, mi vinculo al Partido VOX…

¿Cuáles la vocación Religiosa- Política de Raad Salam?

Quien me conoce sabe que soy cristiano católico caldeo hasta la medula, practicante a mucha honra. Soy de origen iraquí, víctima de numerosas persecuciones, malos tratos, amenazas, ataques, prisiones, secuestros, herido varias veces y finalmente condenado a muerte, debido a mis ideas pacifistas contra el fanatismo y el radicalismo islámico defendiendo mi Fe cristiana. Soy uno de los pocos afortunados que han logrado salvarse, escapando, buscando una nueva vida en Madrid (España), que me ha acogido como refugiado político. Mi recorrido hasta hoy no ha sido fácil, sino un camino de muchas espinas y amarguras, conozco muy bien la senda de un refugiado. Desde siempre, soy un apasionado por estudiar, investigar, escribir sobre las religiones en general, e intentar aplicar los consejos de Jesús en el Evangelio en mi vida personal. Eso viene reflejado en mis estudios, como doctor en filología árabe, estudios islámicos y ciencias religiosas entre otros títulos y en mis sumas publicaciones y docencias.

Desde siempre, en mi país natal, Irak, la política y los políticos, para mí son una gran decepción, porque, el radicalismo y la corrupción son el deporte favorito de todos los partidos políticos y los dirigentes religiosos del país. Además, matan, animan y mandan matar en el nombre de Allah, se aman a sí mismos, al dinero, a su tribu y a su secta religiosa por encima de Allah y la patria. El político en Irak, es poder, absolutismo, egoísmo, hipocresía, fanatismo, ignorancia, vivir para enriquecerse con la política…etc.

Como resultado de la dictadura, la persecución que hemos sufrido y estamos viviendo los cristianos en los países de mayoría árabe musulmana, desde que tengo uso de razón, se despertó en mí interior un interés especial por la política en general, y a causa de mi fe, por los partidos moderados demócrata cristiano en particular.

¿Qué es o qué significa ser demócrata cristiano?

Volviendo atrás en la historia, en el año 1919, un sacerdote siciliano, Don Luigi Sturzo, indignado por la política y los políticos infames de su época y en su país Italia, dejó el sacerdocio y fundó un partido político con principios cristianos, bajo el nombre, Partido Popular, independiente de la jerarquía eclesiástica, pero inspirada en la Fe católica cristiana. En el año 1945, el Partido de Don Luigi, se convirtió en el partido político más dominante en Italia, al mismo tiempo, cambió su nombre a partido demócrata cristiano. Entre los principales valores, que manifiesta el partido demócrata cristiano, o por lo menos eso lo que yo entendí, ser demócrata cristiano significa, profesar los siguientes principios:

-El rechazo total al comunismo, socialismo, marxismo, ateísmo y a la masonería. En mi entendimiento, todas estas ideologías son el Anticristo.

-Defender la igualdad, la dignidad, la libertad religiosa y los derechos humanos de los ciudadanos. Para mí, ser libre es un derecho fundamental, que nunca lo viví.

-Creer en la educación cristiana como instrumento fundamental para asegurar el progreso y el bienestar de la nación.

-Declarar que la política está sometida a la moral y la ética. No todo vale en política.

-Proclamar el derecho a la vida y derrotar la cultura de la muerte provocada.

-Mostrar amor, paz, esperanza y justicia.

-Creer y respetar el matrimonio entre hombre y mujer.

-Estar posicionado a la derecha del espectro político, entre otras cosas, por sus posturas económicas neoliberales y conservadoras.

-Afirmar la separación, estado y religión, pero eso no significa que el Estado pierda sus valores y tradiciones cristianas. Iglesia y Estado puedan colaborar entre sí, cada uno en sus respectivos ámbitos.

-Creer en la democracia como sistema de gobierno, porque es la forma más compatible con el concepto de la dignidad de la persona.

-Ser buen cristiano.

¿Qué significa ser buen cristiano?

Ser buen o verdadero cristiano abarca más que llevar el hábito, leer la Biblia, orar o Rezar el Rosario, asistir a una misa y entonar cánticos los domingos en la iglesia. Además, ser buen cristiano, implica amar y operar a favor de Dios y el prójimo. La Biblia dice en (1 Juan 3:18) “No amemos de palabra ni con la lengua, sino en hecho y verdad”. Poco antes de su crucifixión Jesús sin temor ni temblor, dijo a Pilatos en (Juan 18:37-38) “Para esto he nacido, y para esto he venido, para decir la verdad”. Todo cristiano verdadero, debe de decir la verdad y dejar de acomplejarse. Jesús enseño a sus discípulos en (Mateo 28:19-20) “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado”. Los discípulos de Jesús, se fueron a todo el mundo, enseñando las palabras de Jesús, ofreciendo el bautismo, seguir a Cristo libremente, predicando la verdad, es decir: “catolisis”. Más tarde, la Iglesia adoptó ese nombre “católico”, es un adjetivo que corresponde al sustantivo “cristiano”, o sea seguidores de Cristo.

Pero ¿Jesús no dedicó la política?

Aunque se le pidió que lo hiciera, Jesús se negó a intervenir o tomar partido en asuntos políticos. Jesús desde muy joven vivió bajo una potencia invasora severa romana, Jesús nunca incitó a la rebelión ni a la independencia. Lo que sucedió precisamente cuando Jesús fue arrestado demostró que él no estaba agitando rebelión contra Roma, ni quería que sus discípulos hicieran eso. Soldados romanos, junto con judíos que llevaban espadas y garrotes, vinieron a apoderarse de Jesús. Viendo esto, el apóstol Pedro sacó una espada e hirió a uno de los hombres y le cortó la oreja derecha. Pero Jesús censuró a Pedro con esas palabras (Mateo 26:51-52) “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada, perecerán por la espada”. La mañana siguiente, Jesús, estando ante Pilatos, explicó la razón por la cual había actuado así, al decir en (Juan 18:36) “Mi reino no es parte de este mundo. Si mi reino fuera parte de este mundo, mis servidores habrían peleado para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero, como es el caso, mi reino no es de esta fuente”.

Jesús rechazó el ofrecimiento de Satanás de recibir poder sobre todos los reinos del mundo (Mateo 4:8-10) “De nuevo el Diablo lo llevó consigo a una montaña excepcionalmente alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: Todas estas cosas te las daré si caes y me rindes un acto de adoración. Entonces Jesús le dijo: ¡Vete, Satanás! Porque está escrito: Es a Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado”.

Jesús no se dejó envolver en una discusión acerca del pago de impuestos (Mateo 22:17-21) “Dinos, por lo tanto: ¿Qué te parece? ¿Es lícito pagar la capitación a César, o no? Pero Jesús, conociendo la iniquidad de ellos, dijo: ¿Por qué me ponen a prueba, hipócritas? Muéstrenme la moneda de la capitación. Ellos le trajeron un denario. Y él les dijo: ¿De quién es esta imagen e inscripción? Dijeron: De César. En seguida les dijo: Por lo tanto, paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios”.

Jesús se retiró cuando un movimiento popular quiso hacerlo rey (Juan 6:15) “Por lo tanto, Jesús, sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo”. Sin embargo, su neutralidad no le impidió actuar a favor, ayudar y sanar otras personas. De acuerdo con las indicaciones de Jesús, los cristianos sobre todo las instituciones eclesiásticas deben de respetar a todos los gobiernos, al mismo tiempo, obedecen las palabras que Cristo dirigió a sus discípulos. La noche antes que muriera fijado en una Cruz, Jesús oró solícitamente a favor de sus discípulos, porque sabía que Satanás los pondría bajo tremenda presión, en Su oración Jesús dijo en (Juan 17:15, 16) “Yo te solicito, no que los saques del mundo, sino que los vigiles a causa del inicuo. Ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo”. En vista de esto, es vital que los clérigos cristianos comprendan precisamente lo que se quiere decir por “no ser parte del mundo”. Jesús “no fuera parte del mundo”, al mismo tiempo no se aisló ni dejó de amar a otras personas. Al contrario, Él fue de ciudad en ciudad anunciando a la gente las buenas nuevas acerca del Reino de Dios. Sanó a los enfermos, devolvió la vista a los ciegos, resucitó a los muertos, hasta dio su propia vida a favor de la humanidad. Pero no amó las actitudes impías, los hechos inicuos de personas que estaban llenas de odio y de espíritu del mundo. Advirtió contra los deseos inmorales, un modo materialista de vivir y procurar egoístamente prominencia personal.

Por lo tanto y según estas indicaciones ¡Los cristianos no podemos dedicar la política!

El verdadero cristiano tiene la obligación de admitir y defender los valores fundamentales en cualquier hipótesis política o social. Los cristianos laicos, es decir, no religiosos “sacerdotes, monjes y monjas”, que vivimos es este mundo, tenemos el deber de defender nuestros derechos, principios y hábitos cristianos. Si algún sacerdote quiere ejercer la política debe de dejar el hábito clerical como lo hizo en su tiempo Don Luigi Sturzo. La Iglesia y sus clérigos, si desean ser respetados, deben permanecer rigurosamente neutrales en los procesos electorales. Las vías de actuación, para el ejercicio de su misión, han de ser otras, ya que cualquier injerencia directa o indirecta en beneficio de una ideología concreta, legitima las críticas de los que profesen otros, idearios, sean o no cristianos. Pero de aquello que concierne al Bien Común de la Nación y a la defensa de los Derechos Humanos no está excluido nadie. Absolutamente todos los cristianos, sean clérigos, religiosos (as) o laicos tenemos, no sólo el derecho ciudadano, sino la obligación moral de participar en esta labor. Jesús con valentía echó fuera a todos los que mercadeaban en el templo y les dijo en (Mateo 21:12-13)“Está escrito: Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros le hacen cueva de salteadores”. La política deviene ética, y aún metafísica y teología, porque en definitiva no hace sino servir a Dios en sus criaturas. Por este motivo es que la iglesia tiene la obligación de hacer oír su voz sobre los problemas espirituales y éticos que afectan a la sociedad, mediante sus fieles cristianos laicos. Pablo habla de “la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad”.

 ¿Dónde está ubicado usted dentro de la política española?

Aristóteles definía al hombre en general como un “animal político” para señalar que una de las características esenciales de la condición humana es que el hombre no puede concebirse aislado, sino insertado en un organismo social. Dios en el Edén afirmó: “No es bueno que el hombre esté solo”. La palabra “política” implica una referencia al conjunto de actividades humanas de carácter colectivo, tendientes a la obtención de los fines de la comunidad. Desde mi llegada a España, con mis ideas demócrata cristianas, he estado más cerca del Partido Popular (PP) que de otros partidos políticos. Sin embargo, desde mi obtención al derecho al voto, nunca he votado a ningún partido político, porque ninguno de ellos, incluido el Partido Popular (PP), cuando tuvo la oportunidad, ha tomado una medida contra el derecho al aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la ausencia de una política de control del aumento del islamismo, ya que me encuentro indignado, no representado por ningún partido político como cristiano. España es un país tradicionalmente cristiano aunque el Estado es aconfesional, sin embargo, algunos políticos, quieren cambiar el Estado a laico, olvidándose de las raíces y la historia profunda cristiana de este país.

La cultura árabe musulmana es parte de mi cultura, porque he nacido, creado y educado entre ellos. Por lo tanto, puedo decir que conozco el Islam profundamente. Yo no odio ni guardo rencor a los musulmanes, estoy contra la ideología violenta del Islam y con conocimiento. Es cierto, es lógico y es obvio que no todos los musulmanes son terroristas, porque si todos los musulmanes, 1600 millones, fuesen yihadistas apaga y vámonos no podríamos vivir en este planeta. No es menos cierto que hoy día, todos los terroristas son musulmanes. Hoy día, no hay grupos terroristas que asesinan en nombre de Yahve, Buda, Jesús…etc. solo hay grupos musulmanes que matan en nombre de Allah Akbar. La historia del Islam, desde su nacimiento está atestada de violencia y guerra. El Islam fue extendido por “el filo de la espada” ¡No creo que el futuro sea mejor! Creo que, los musulmanes están conquistando silenciosamente Europa en general y España en particular, por el vientre de sus mujeres. La natalidad en Europa está 4/1 a favor de los musulmanes, significa un crecimiento demográfico comparativamente enorme frente la población autóctona. ¿Sabéis a qué se debe eso? A las leyes laxas de los políticos, como la del aborto, el matrimonio homosexual y otras conductas anticristianas. Aunque soy de origen iraquí y español de nacionalidad, me siento español de los pies a la cabeza y de corazón, amo ESPAÑA y creo que tengo una deuda con la ciudadanía española que me acogió con mucho afecto, cuando en mi país natal Irak, intentaron matarme. No quiero vivir en mi país actual España lo que he vivido en mi país natal Irak. Soy totalmente libre, tan libre que estoy soltero con 60 años, no pertenezco a ninguna congregación cristiana, ni estoy afiliado a ningún partido político. Como ciudadano español integro, claro que tengo mis ideas políticas, es mi derecho como cualquier otro ciudadano Socialista, PP, Podemita, Ciudadanos incluso independistas y republicanos, en algún tiempo estuve vinculado con un partido político constitucional, VOX.

Raad Salam Naaman

Continua……………………………..

Leave Comment